MONOGRAFIA DE COMPILACIÓN – CORONAVIRUS

UPAP – UNIVERSIDAD POLITÉCNICA Y ARTÍSTICA DEL PARAGUAY

MEDICINA – SEMESTRAL 1C

MONOGRAFIA DE COMPILACIÓN – CORONAVIRUS

maria lavinia lima dos santos

CPF: 052.207.121-01

Introdución

Los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el que ocasiona el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV). Un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano.

Los coronavirus se pueden contagiar de los animales a las personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios exhaustivos al respecto, sabemos que el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano y que se ha producido transmisión del MERS-CoV del dromedario al ser humano. Además, se sabe que hay otros coronavirus circulando entre animales, que todavía no han infectado al ser humano.

Esas infecciones suelen cursar con fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). En los casos más graves, pueden causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

Cómo se propaga el COVID-19

Este virus se detectó por primera vez en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China. Los primeros casos de infecciones estuvieron vinculados a un mercado de animales vivos, pero el virus ahora está propagándose de persona a persona. Cabe destacar que la propagación de persona a persona puede darse de forma continua. Algunos virus son altamente contagiosos (como el virus del sarampión), mientras que otros son menos contagiosos.

Al parecer, el virus que causa el COVID-19 se está propagando fácilmente y de manera continua en la comunidad (“propagación en la comunidad”) en ciertas áreas geográficas afectadas. La propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron.

El virus que causa el COVID-19 se está propagando de persona a persona. Una persona que esté activamente enferma con COVID-19 puede contagiar a los demás. Es por eso que los CDC recomiendan que estos pacientes sean aislados en un hospital o en su hogar (dependiendo de la gravedad) hasta que estén mejor y ya no representen un riesgo de infección para los demás.

El tiempo durante el cual una persona está activamente enferma puede variar; por consiguiente, la decisión de cuándo se le puede dar de alta del área de aislamiento deberá tomarse según cada caso en particular y tras la consulta con médicos, expertos en la prevención y el control de infecciones y funcionarios de salud pública. Además, se deberá tener en cuenta las características específicas de cada situación, incluida la gravedad de la enfermedad, los signos y síntomas, y los resultados de las pruebas de laboratorio del paciente.

Las directrices actuales de los CDC acerca de cuándo está bien permitirle a alguien salir del aislamiento se determinan según cada caso en particular e incluyen el cumplimiento de todos los requisitos mencionados a continuación:

  • El paciente no tiene fiebre, sin utilizar medicamentos para bajar la fiebre.
  • El paciente ya no tiene síntomas, incluida la tos.
  • El paciente obtuvo resultados negativos en las pruebas de al menos dos muestras respiratorias consecutivas recolectadas con un mínimo de 24 horas entre una y otra.
  • Se considera que la persona a la que se le permite salir del aislamiento no representa un riesgo de infección para los demás.

Generalmente se cree que los coronavirus se propagan de persona a persona a través de gotitas respiratorias. Actualmente no hay evidencia que respalde la transmisión del COVID-19 asociada a los alimentos. Siempre antes de preparar o de consumir alimentos es importante lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos para preservar la seguridad de los alimentos en general. Durante el transcurso del día, hay que lavarse las manos después de sonarse la nariz, toser o estornudar y después de ir al baño.

Podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos, aunque no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus.

Por lo general, debido a la poca capacidad de supervivencia de estos coronavirus en superficies, es probable que haya un riesgo muy bajo de propagación a través de los productos alimenticios o paquetes que son transportados congelados, refrigerados o a temperatura ambiente por periodos que duran varios días o semanas.

 Fuente del Virus

Los coronavirus son una familia grande de virus. Algunos causan enfermedad en las personas y otros, como los coronavirus caninos y felinos, solo infectan a animales. En raras ocasiones, los coronavirus animales que infectan a los animales pueden evolucionar e infectar a las personas y luego propagarse de persona a persona. Se sospecha que esto pudo haber ocurrido con el virus que causa el COVID-19. El síndrome respiratorio de Oriente Medio y el síndrome respiratorio agudo grave (MERS y SARS por sus siglas en inglés, respectivamente) son otros dos ejemplos de coronavirus que se originaron en animales y luego se propagaron a personas. 

síntomas

Los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto. 

¿Cuándo buscar atención médica?
¿Cuándo buscar atención médica?CDC

El COVID-19 y los niños

Con base en la evidencia disponible, los niños no parecen correr mayor riesgo de contraer el COVID-19 que los adultos. Si bien algunos niños y bebés han contraído el COVID-19, la mayoría de los casos conocidos a la fecha son en adultos.

Puede alentar a su hijo a que ayude a detener la propagación del COVID-19 si le enseña a hacer las mismas cosas que debemos hacer todos para mantenernos sanos.

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o limpiárselas con desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Evitar el contacto con personas enfermas (que tosen o estornudan). 
  • Limpiar y desinfectar diariamente las superficies de contacto frecuente en las áreas comunes de la casa (p. ej., mesas, sillas con respaldo duro, manijas de puertas, interruptores de luz, controles remotos, tiradores, escritorios, inodoros, lavamanos, lavaplatos) 
  • Lavar artículos como los juguetes de peluche lavables según corresponda y de acuerdo con las instrucciones del fabricante. De ser posible, lave los artículos usando la temperatura de agua máxima permitida y séquelos completamente. La ropa, sábanas, toallas, etc. de una persona enferma se pueden lavar con las de las otras personas.

Los síntomas del COVID-19 son similares en niños y adultos. Sin embargo, los niños con diagnóstico de COVID-19 confirmado en general presentaron síntomas leves. Los síntomas informados en niños incluyen síntomas similares a los del resfriado, como fiebre, moqueo y tos. También se informaron vómitos y diarrea. Todavía no se sabe si hay algunos niños que podrían correr mayor riesgo de enfermarse más gravemente, por ejemplo quienes tienen afecciones subyacentes y necesidades de atención médica especiales. Todavía queda mucho por aprender acerca de cómo afecta la enfermedad a los niños.

El COVID-19 y los animales

Por el momento, no existe ninguna razón para pensar que algún animal, incluidas las mascotas, en los Estados Unidos podría ser una fuente de infección de este nuevo coronavirus que causa COVID-19. Hasta la fecha, los CDC no han recibido ningún informe de mascotas u otros animales que se hayan enfermado con COVID-19 en los Estados Unidos.

Las mascotas tienen otros tipos de coronavirus que pueden enfermarlos, como los coronavirus caninos y felinos. Estos otros coronavirus no pueden infectar a las personas y no están relacionados con el brote actual de COVID-19.

No obstante, dado que estos animales pueden contagiar otras enfermedades a las personas, siempre resulta recomendable practicar hábitos saludables con las mascotas y otros animales, como lavarse las manos y mantener un buen nivel de higiene. 

Cómo protegerse

  •  Lávese las manos con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón, el mata el virus si este está en sus manos. 

  • Adopte medidas de higiene respiratoria. Al toser o estornudar, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Al cubrir la boca y la nariz durante la tos o el estornudo se evita la propagación de gérmenes y virus. Si usted estornuda o tose cubriéndose con las manos puede contaminar los objetos o las personas a los que toque. 

  • Mantenga al menos 1 metro (3 pies) de distancia entre usted y las demás personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre. Cuando alguien con una enfermedad respiratoria, como la infección por el 2019-nCoV, tose o estornuda, proyecta pequeñas gotículas que contienen el virus. Si está demasiado cerca, puede inhalar el virus.

  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca. Las manos tocan muchas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Si se toca los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas, puedes transferir el virus de la superficie a si mismo. 

  • Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, solicite atención médica a tiempo. Siempre que tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, es importante que busque atención médica de inmediato, ya que dichos síntomas pueden deberse a una infección respiratoria o a otra afección grave. Los síntomas respiratorios con fiebre pueden tener diversas causas, y dependiendo de sus antecedentes de viajes y circunstancias personales, el 2019-nCoV podría ser una de ellas. 

  • Manténgase informado y siga las recomendaciones de los profesionales sanitarios en relación con la COVID-19. Siga los consejos de su dispensador de atención de salud, de las autoridades sanitarias pertinentes a nivel nacional y local o de su empleador sobre la forma de protegerse a sí mismo y a los demás ante la COVID-19. Las autoridades nacionales y locales dispondrán de la información más actualizada acerca de si la COVID-19 se está propagando en su zona. Son los interlocutores más indicados para dar consejos sobre las medidas que la población de su zona debe adoptar para protegerse. 
  • Permanezca en casa si empieza a encontrarse mal, aunque se trate de síntomas leves como cefalea y rinorrea leve, hasta que se recupere. Evitar los contactos con otras personas y las visitas a centros médicos permitirá que estos últimos funcionen con mayor eficacia y ayudará a protegerle a usted y a otras personas de posibles infecciones por el virus de la COVID-19 u otros. 

  • Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque rápidamente asesoramiento médico, ya que podría deberse a una infección respiratoria u otra afección grave. Llame con antelación e informe a su dispensador de atención de salud sobre cualquier viaje que haya realizado recientemente o cualquier contacto que haya mantenido con viajeros. Llamar con antelación permitirá que su dispensador de atención de salud le dirija rápidamente hacia el centro de salud adecuado. Esto ayudará también a prevenir la propagación del virus de la COVID-19 y otros virus.

Cómo cuidar a una persona en casa

Si debe cuidar a alguien en su casa, monitoree los signos de emergencia, evite la propagación de gérmenes, trate los síntomas, y considere cuidadosamente cuándo terminar el aislamiento en el hogar.

  • Evite la propagación de gérmenes al cuidar de personas enfermas.
  • Haga que la persona permanezca en una habitación, lejos de los demás, incluido usted mismo, tanto como sea posible.
  • Si es posible, haga que use un baño separado. 
  • Evite compartir elementos domésticos personales, como platos, toallas y ropa de cama 
  • Si tiene mascarillas, haga que utilice una cuando esté en presencia de otras personas, incluido usted. 
  • Si la persona enferma no puede usar mascarilla, usted debería ponerse una mientras se encuentra en la misma habitación, si es que dispone de ellas. 
  • Si la persona enferma necesita estar cerca de otros (dentro del hogar, en un vehículo o en el consultorio del médico), debe usar una mascarilla. 
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente luego de interactuar con la persona enferma. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra toda la superficie de sus manos y frótelas entre sí hasta que las sienta secas.  
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca. 
  • Cada día, limpie todas las superficies de contacto frecuente, como mostradores, mesas y picaportes 
  • Use rociadores o paños de limpieza del hogar siguiendo las instrucciones de las etiquetas. 
  • Lave bien la ropa. 
  • Si la ropa está manchada, use guantes desechables y mantenga las prendas sucias lejos de su cuerpo mientras las lava. Lávese las manos de inmediato luego de quitarse los guantes. 
  • Evite recibir visitas innecesarias. 

 Ofrezca tratamiento para los síntomas

  • Asegúrese de que la persona enferma beba mucho líquido para mantenerse hidratado y descanse en el hogar.
  • Los medicamentos sin receta médica pueden ayudar a aliviar los síntomas. 
  • En la mayoría de las personas, los síntomas duran unos pocos días y mejoran al cabo de una semana. 

Cuando finalizar el aislamiento en el hogar (quedarse en casa) 

  • Las personas con COVID-19 que han permanecido en su hogar (aisladas en su casa) pueden finalizar el aislamiento en el hogar bajo las siguientes condiciones:
  • Si no se realizarán una prueba para determinar si aún son contagiosas, pueden salir de su hogar una vez que sucedan estas tres cosas:
  • Que no hayan tenido fiebre durante al menos 72 horas (es decir, tres días completos sin fiebre sin el uso de medicamentos para reducirla) 
  • Que otros síntomas hayan mejorado (por ejemplo, cuando su tos o falta de aire hayan mejorado)
  • Que hayan pasado al menos 7​​​​​​​ días desde la aparición de los síntomas
  • Si se realizarán la prueba para determinar si aún son contagiosas, pueden salir de su hogar una vez que sucedan estas tres cosas:
  • Que ya no tengan fiebre (sin el uso de medicamentos para reducirla)
  • Que otros síntomas hayan mejorado (por ejemplo, cuando su tos o falta de aire hayan mejorado)
  • Que hayan recibido dos pruebas negativas seguidas, con 24 horas de diferencia. 

Qué hacer si se enferma

  • Permanezca en su hogar: la mayoría de las personas con COVID-19​​​​​​​ tienen un cuadro leve de la enfermedad y pueden recuperarse en su casa sin atención médica. No salga de su casa, excepto para buscar atención médica. No visite áreas públicas.
  • Manténgase en contacto con su médico. Llame antes de recibir atención médica. Asegúrese de obtener atención médica si tiene problemas para respirar o experimenta cualquier signo de advertencia de emergencia, o si considera que se trata de una emergencia.
  • Evite el transporte público: evite usar el transporte público, los viajes compartidos y los taxis.
  • Permanezca lejos de otras personas: tanto como sea posible, permanezca lejos de los demás. Si es posible, debe permanecer en una “habitación para enfermos” y alejado de las demás personas de su hogar. Use otro baño, si es posible.
  • Llame con anticipación: muchas visitas médicas de rutina se están posponiendo o realizando por teléfono o telemedicina. 
  • Si tiene una cita médica que no puede posponer, llame al consultorio de su médico e infórmeles que tiene o podría tener COVID-19. Esto ayudará al personal de salud a protegerse y proteger a otros pacientes.

Vigile sus síntomas 

  • Los síntomas comunes del COVID-19 incluyen fiebre y tos. La dificultad para respirar es un síntoma más grave que significa que debe recibir atención médica.
  • Si tiene dificultades para respirar, busque atención médica, pero llame con anticipación.
  • Llame a su médico o sala de emergencias antes de ir, e infórmeles acerca de sus síntomas. Ellos le dirán qué hacer.
  • Use mascarilla: si es posible, póngase una mascarilla antes de ingresar al edificio. Si no puede ponerse una mascarilla, cúbrase al toser y estornudar. Procure mantenerse a al menos 6 pies de distancia de otras personas. Esto ayudará a proteger a las personas del consultorio o la sala de espera.
  • Siga las instrucciones de cuidado de su proveedor de atención médica y departamento de salud local: las autoridades de salud locales le brindarán indicaciones sobre cómo verificar sus síntomas y transmitir la información.

Conclusión

 Para la mayoría de las personas que se encuentran en la mayor parte de los lugares, el riesgo de contraer esta enfermedad continúa siendo bajo. Sin embargo, sabemos que hay algunos lugares (ciudades o zonas) donde se está propagando y donde el riesgo de contraerla es más elevado, tanto para las personas que viven en ellas como para las que las visitan. Los gobiernos y las autoridades sanitarias están actuando con determinación cada vez que se detecta un nuevo caso de COVID-19. Es importante que todos respetemos las restricciones relativas a los viajes, los desplazamientos y las concentraciones multitudinarias de personas aplicables a cada lugar en concreto. Si cooperamos con las medidas de lucha contra la enfermedad, reduciremos el riesgo que corremos cada uno de nosotros de contraerla o de propagarla.

Como se ha comprobado en China y en otros países, es posible detener los brotes de COVID-19 y poner fin a su transmisión. No obstante, la gran rapidez con que pueden aparecer nuevos brotes nos obliga a ser conscientes de la situación en los lugares donde nos encontramos o donde tengamos intención de ir.

Por lo general, los síntomas de la COVID-19 son leves, sobre todo en los niños y los adultos jóvenes. No obstante, también pueden ser graves y obligan a hospitalizar a alrededor de uno de cada cinco infectados. Por consiguiente, es bastante normal preocuparse por los efectos que el brote de COVID-19 puede tener en nosotros y en nuestros seres queridos.

Esta preocupación debe servirnos para adoptar medidas de protección para nosotros, nuestros seres queridos y las comunidades donde vivimos. La medida principal y más importante es la higiene regular y completa de las manos y de las vías respiratorias. En segundo lugar, es importante mantenerse informado y seguir los consejos de las autoridades sanitarias locales, como los relativos a los viajes, los desplazamientos y los eventos donde se pueda concentrar un gran número de personas.

Referências

Ayllón BarasoainJuan . Nuevo coronavirus COVID-19: virólogo responde a preguntas frecuentes de internet. Portal Regional de la BVS Información y Conocimiento para la Salud. Disponível em: https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/es/lis-LISBR1.1-47021. Acesso em: 30 Mar. 2020.

CDC. Síntomas de la enfermedad del coronavirus. Disponível em: https://espanol.cdc.gov/enes/coronavirus/2019-ncov/symptoms-testing/symptoms.html. Acesso em: 30 Mar. 2020.

Organización Panamericana de la Salud. Comunicar los riesgos para la salud de COVID-19: una acción clave para ayudar a la población a protegerse y a mitigar su propagación. Disponível em: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=15751:communicating-the-risks-to-health-posed-by-covid-19-is-key-to-protecting-populations-and-mitigating-spread&Itemid=1926&lang=es. Acesso em: 30 Mar. 2020.

Pan American Health Organization. Cumulative confirmed COVID-19 cases reported by countries and territories in the Americas. Disponível em: https://who.maps.arcgis.com/apps/webappviewer/index.html?id=2203b04c3a5f486685a15482a0d97a87&extent=-18853893.9193%2C-508973.7482%2C-2103789.289%2C8511818.5819%2C102100. Acesso em: 30 Mar. 2020.

Portal Regional de la BVS. Enfermedad por coronavirus (COVID-19). Disponível em: https://bvsalud.org/vitrinas/es/post_vitrines/nuevo_coronavirus/. Acesso em: 30 Mar. 2020.

feito

Use agora o Mettzer em todos
os seus trabalhos acadêmicos

Economize 40% do seu tempo de produção científica